Montana 45, Col. Nápoles, C.P. 03810, México D.F. • contacto@amu.com.mx • +52 (55) 5536 4346

Colapsó el sistema de planeación urbana en el país

Share this
Imagen de adminamu

En un diagnóstico contundente pero objetivo del surgimiento y desarrollo de las grandes ciudades en el país, la Asociación Mexicana de Urbanistas concluye que hay una profunda crisis en el sistema de planeación urbana que no sólo pone en riesgo a la población que en ellas habita, sino la viabilidad y gobernabilidad misma de las 56 zonas metropolitanas que existen en México.

A 34 años de la promulgación de la Ley General de Asentamientos Urbanos el resultado es el fracaso de los gobiernos Federal, Estatal y Municipal en la implementación de una planeación urbano regional. Se ha privilegiado una visión de corto plazo regida por la corrupción, la improvisación y los intereses de grupos particulares que se traduce en una desmedida explotación de los recursos naturales y la especulación con el uso de suelo, señaló.

A nombre de los más de 150 profesionistas de alta especialización que conforman la Asociación Mexicana de Urbanistas, el Maestro en Arquitectura y Urbanista Joaquín Álvarez Ordoñez subrayó que a este sector le preocupa el surgimiento y crecimiento desordenado de las grandes ciudades, no sólo porque atenta contra el bienestar común de sus habitantes y porque daña su nivel de vida, sino porque limita sus posibilidades de desarrollo como ciudad, como entidad y como región.

Anunció que trabajan en una reforma que busca “elevar a rango constitucional el derecho a la ciudad”, como una garantía perteneciente a todos y no sólo a un individuo o grupo social en particular. El debate de los problemas de nuestras urbes acentúa el derecho a la ciudad y a la vivienda digna, como eje central del urbanismo y de la ordenación del territorio, puntualizó el arquitecto Álvarez Ordoñez.

Se trata de las 56 zonas metropolitanas en el país que por su mala planeación urbana quedarán condenadas a un subdesarrollo y nula competitividad en el concierto nacional e internacional si no actuamos ahora, de ahí la urgencia de iniciar el debate serio y responsable para emprender acciones que reviertan el daño generado, explicó.

Es por ello que hemos decidido alzar la voz, señalar la problemática que alcanza niveles preocupantes y proponer soluciones basadas en el análisis y estudios rigurosos, pero sobre todo surgidas de la experiencia de otras mega-urbes en las que se ha demostrado que el trabajo interdisciplinario, la coordinación entre niveles de gobierno y el desarrollo de planes rectores transexenales pueden devolverle a las macro-ciudades su gobernabilidad y viabilidad futura.

En conferencia de prensa en la que se dio a conocer las propuestas de la Asociación Mexicana de Urbanistas, Álvarez Ordoñez recordó que en 1917 el Constituyente legisló para un país eminentemente rural, en dónde tan sólo el 10 por ciento de la población se consideraba urbana, pero hoy en día casi el 70 por ciento de los mexicanos habitan en centros de población urbana, concentrados principalmente en 56 Zonas Metropolitanas.

“Hoy tenemos en México un sistema de planeación urbana anacrónico y acartonado, que fue concebido para una realidad distinta. El modelo ha sido evidentemente superado por la realidad que hoy caracteriza a las ciudades mexicanas”, dijo.

Dio a conocer que la AMU impulsará la creación de una nueva ley en materia de planeación urbana que responda a la realidad nacional actual y que garantice el cumplimiento de políticas urbanas de mediano y largo plazos; hará gestiones para que sean establecidos planes y programas que vinculen la planeación física y la planeación económica que aseguren la realización de proyectos de infraestructura.

Asimismo la Asociación Mexicana de Urbanistas, agregó, incentivará la práctica de la planeación urbana ante los tres niveles de gobierno de manera coordinada; hará gestiones a fin de capacitar y sensibilizar, en torno a la planeación y sus ventajas, a quienes correspondan tomar decisiones en materia de desarrollo urbano; además buscará elevar el nivel técnico de las autoridades, donde el subdesarrollo ha limitado la instrumentación de la planeación urbana.

Acompañado de la mesa directiva de la AMUP, en la que intervienen los maestros en arquitectura Luz Alicia Lozano Zárate, Juan Kaye López, Fernando Islas y Jorge Martínez, así como los arquitectos Bulmaro Guzmán Elizondo y Carlos Corral Serrano, Álvarez Ordoñez estableció que el progresivo debilitamiento de la planeación urbana en el país es el resultado de una creciente ola de corrupción. Las autorizaciones y modificaciones de uso de suelo son las más de las veces el resultado de intereses vinculado a visiones estrictamente mercantiles, puntualizó.

En la exposición del diagnóstico el especialista en urbanismo manifestó que los motivos de esta crisis que pone en riesgo vidas y la prosperidad de las propias ciudades pueden ser diversos, pero en todo ello hay una buena dosis de desconocimiento del tema, falta de decisión y corrupción generada en contubernio entre autoridades y particulares, lo que se refleja en las múltiples modificaciones a los usos del suelo, planes y programas de desarrollo urbano, a conveniencia de los Cabildos de algunos Ayuntamientos del país.

Refirió que todo ello genera situaciones de emergencia, como fue el caso reciente de Veracruz, Puebla, Nuevo León, Tabasco y Chiapas, por citar algunas entidades, en donde la nula planeación de nuevos asentamientos urbanos provocó el colapso de viviendas e infraestructura de servicios comunitarios.

Ante ello los gobiernos federal y estatal tienen que entrar a resolver la problemática derivada de la falta de prevención y planeación, lo que a la poste resulta económicamente más caro y socialmente más dañino puesto que se generan nuevos asentamientos irregulares y especulación de tierra.

Expresó que el tiempo ha sido inexorable y la naturaleza ha cobrado al país los costos de la falta de previsión urbana y de responsabilidad ambiental, así como de la explotación irracional de los recursos naturales.

El desorden urbano, la mala asignación de recursos presupuestales, la visión de corto plazo, la acción sectorial, la exclusión y la segregación, producen desintegración social y familiar, delincuencia y violencia; en suma, las ciudades y metrópolis mexicanas están sufriendo una profunda crisis que es fundamental detener y revertir.

En la conferencia de prensa en la que participaron los arquitectos Juan Kaye, Fernando Islas y Manuel Barclay Galindo y en la que estuvo presente el ingeniero Arturo Lugo Peña, el presidente de la AMU externó que la creación de nuevos derechos humanos asociados al territorio, así como la gobernabilidad y la coordinación metropolitana revisten una gran importancia para el desarrollo de México, y son considerados los retos prioritarios que no han sido enfrentados con éxito.

Añadir nuevo comentario